Testimonios

P1210460

¿Qué cambios ha producido en ti la práctica de Yoga?

Buscaba alguna disciplina que me otorgara tranquilidad y de paso actividad física

Cuando comencé a practicar Yoga, estaba atravesando por un proceso de adaptación a un nuevo trabajo y me sentía muy presionada, por lo que buscaba alguna disciplina que me otorgara tranquilidad y de paso actividad física. Estuve casi 2 años en clases y definitivamente no sólo obtuve la tranquilidad que buscaba sino también conocí gente amable y muy acogedora que hizo más fácil este proceso.

Agradezco profundamente a los profesionales de Bellavista Yoga, no sólo por la dedicación y cariño que entregan en cada una de sus clases y actividades extra programáticas, sino además porque transmiten una mirada de la vida desde la calma y el afecto hacia el otro y hacia uno mismo.

Constanza
 

Estoy removiendo, poco a poco, emociones guardadas en mi cuerpo

Practico Yoga desde hace poco, aunque podría haber empezado bastante antes. En fin, parece que todo [sucede] a su debido tiempo.

Pese a lo poco que llevo, desde la primera clase me impresionó la fuerte sensación de bienestar físico, de sentir el cuerpo estirado, la espalda, los músculos. Por coincidencia, poco tiempo atrás leí un libro de Candance Perth, en donde menciona la creencia/teoría de que las emociones se guardan o acumulan en nuestro cuerpo. Creo – más bien siento – que, con la práctica del Yoga, efectivamente estoy removiendo, poco a poco, emociones guardadas en mi cuerpo (quizás desde cuándo y por qué razones). Creo que por eso me he sentido más tranquilo. Siento que me está haciendo bien. Estoy agradecido, pues hace algún tiempo buscaba algo así, quizás sin darme cuenta.

Juan Pablo
 

Me siento mejor persona

Muchos cambios han habido en mi vida desde que practico Yoga. Estos cambios surgieron rápidamente y en distintos aspectos de mi vida. En definitiva, hoy en día, como consecuencia de tener una práctica regular de Yoga, me siento más confiada, más alegre; me siento con más energía, más libre de ataduras internas, más tolerante. Me siento mejor persona, me siento yo misma frente a los demás, me siento más feliz y más agradecida de la vida. En resumen, ¡me siento una persona más plena!

Tania
 

Mi concepto de felicidad se ha transformado

IMG_3840

La verdad es que el Yoga ha producido muchos cambios en mi vida. Es difícil enumerarlos porque siento que están muy interconectados, pero intentaré separarlos en 2 categorías:

Bienestar: Al poco tiempo de empezar a practicar, yo pude sentir los beneficios en temas de energía y salud. El Yoga ha contribuido a mejorar mi postura corporal y respiración, lo que ha permitido eliminar dolores de espalda, sentimientos de estrés y cansancio, mejorar el sueño, por mencionar solo algunos de sus frutos.

Visión de la vida: El conocer cada día un poco más de la inmensa sabiduría que existe detrás del Yoga, me ha proporcionado una visión muy distinta de la vida. Mi concepto de felicidad se ha transformado en demasía, lo que me permite estar más consciente del ego y controlar de mejor forma mis impulsos materialistas, la envidia, los prejuicios, entre otros sentimientos.

En resumen, me ha posibilitado tener una mejor percepción de la vida y balancear sus elementos.

Santiago N.
 

Estoy más cómoda en mi propio cuerpo, lo acepto y lo respeto

El año 2011 tras enfrentar una severa depresión decidí salir adelante y por cosas del destino me invitaron a participar en Ashtanga Yoga en el momento preciso. Creo firmemente que hoy no sería la misma persona si jamás me hubiese enfrentado a esta disciplina. Hoy amo al ser que reside en mi cuerpo y eso ha sido gracias a la conciencia que he adquirido en Yoga. He logrado conocerme mejor, perdonarme y tomar una perspectiva del mundo que me rodea con mayor sanidad mental y con más entrega y amor. Ahora intento controlar mejor mi orgullo o mi ego.

En mi vida cotidiana intento ser la misma persona que pretendo [ser] en mi práctica de ashtanga, y aunque no siempre lo logro, al menos sé que lo intento. Ahora manejo mejor los conflictos con las demás personas, he canalizado para bien las maneras en que las situaciones me afectan. He aprendido a comprender también los procesos de las demás personas para lograr relaciones más armoniosas. Esto no quiere decir que SIEMPRE lo logre, ja ja, pero me ayuda a identificar mis errores.

Los beneficios de mi destreza física han sido una externalidad positiva, puesto que ingresé al mundo del Yoga sin ninguna expectativa, solo más tarde se transformó en una terapia para mi mente y espiritu. Aunque es innegable que a nivel físico la práctica de asanas me ha fortalecido y moldeado, logrando que actualmente me sienta muy bonita, quizás como nunca antes, ahora puedo decir que estoy más cómoda en mi propio cuerpo, lo acepto y lo respeto. Todos me dicen que ahora brillo y se me ve muy feliz :). La cura de la depresión ha sido un proceso que he llevado a cabo con disciplina y entrega a la práctica, no he vuelto a un psicólogo ni a un fármaco hace años, no he sentido necesidad de ello tampoco. Con Yoga todo lo que necesito está ahí, cuando medito, cuando respiro, cuando giro la perspectiva del mundo en Sirsasana y cada postura me desafía…

En fin, es un testimonio muy personal y algo que pocas veces hablo en mi vida, pero creo que es mi deber compartirlo en caso de que alguien pase por lo mismo que yo, que se identifique y quiera intentarlo con Yoga. Cada experiencia es personal y única, no todos respondemos de igual forma, pero esto es lo que puedo entregar. Agradezco a los profesores de Bellavista Yoga que me han compañado en este camino, en especial a Juan por la paciencia y prudencia cuando comencé en Ashtanga y a José Miguel por su entrega de conocimientos, su dedicación y preocupación.

Nicole Valenzuela